Inicio GASTRONOMÍA COCINA MADRILEÑA Torrijas madrileñas

Torrijas madrileñas

Típicas de Semana Santa, se toman con el desayuno, la merienda o como postre. Era una forma de aprovechar el pan duro; hoy somos más sibaritas y se aconseja es un buen pan especial, de miga consistente cortado ligeramente en diagonal.

Para seis personas, la víspera de hacer las torrijas se prepara el pan. Al día siguiente, se cuece ½ litro de leche con 100 gramos de azúcar hasta que ésta se disuelva. Se baña el pan con la leche, procurando que las rebanadas queden bien empapadas.

Se baten 3 huevos. Se escurren con una espumadera las torrijas y se van pasando, de una en una, por el huevo. Se fríen en abundante aceite de oliva y se dejan sobre papel absorbente para aligerarlas antes de colocarlas en una fuente, donde se les añade canela y azúcar glas.

La leche puede sustituirse por almíbar o vino.

Como postre, las torrijas admiten la compañía de una copa de vino, especialmente dulce.

Son muchos los restaurantes madrileños que sirven torrijas antes y durante la Semana Santa y suelen venderse en las pastelerías más famosas por los dulces típicos de temporada.

PUBLICIDAD