Inicio GASTRONOMÍA COCINA MADRILEÑA Soldaditos de Pavía

Soldaditos de Pavía

PUBLICIDAD

Los Soldaditos de Pavía son una tapa típica madrileña de trozos de bacalao frito rebozado (de molla por no tener piel ni espinas).  En Andalucía se utiliza merluza, en lugar de bacalao y se conoce como Pavías.

Hay dos teorías sobre el origen de este nombre tan peculiar. La primera se refiere al color de los uniformes de las tropas españolas que derrotaron a los franceses en la batalla de Pavía, en 1525. La segunda lo relaciona también con los colores rojo y amarillo de los uniformes de los húsares que al mando del General Pavía disolvieron en 1874 las Cortes dando fin a la Primera República. Ninguna de estas dos teorías está documentada, aunque la segunda es la más aceptada.

Antiguamente la tapa de bacalao era la más corriente en los bares por ser un alimento barato. Se acompañaba con unas tiras de pimiento rojo, que recordaba los uniformes del regimiento de Pavía.

Son numerosos los sitios en Madrid donde se puede tomar, aunque el más típico es 'Casa Labra', cerca de la Puerta del Sol, donde se dice que esta tapa fue concebida.

 

Receta para 4 personas

Ingredientes

– 1/2 kg de bacalao salado.

– 1 Huevo  

– 1 Pimiento grande rojo

– Azafrán (machacado) o Colorante.  

– 1 Cucharadita de pimentón dulce.

 – Pimienta negra.  

– Sal  

– Levadura

– Zumo de limón.

– Harina.  

– Aceite de oliva.

 

Modo de hacerlo:

– Poner el bacalao en remojo durante 24 horas, cambiando el agua cada 3 ó 4 h más o menos, manteniéndolo en el frigorífico. Una vez desalado cortarlo en tiras y escurrir. – Preparar un adobo con el pimentón, la pimienta, el zumo de limón y un chorrito de aceite de oliva, y sumergir las tiras de bacalao durante 2 ó 3 h.

– Mientras tanto, asar el pimiento rojo y, una vez asado, cortarlo en tiras.

– Para el rebozo, mezclar en un bol la harina, un poquito de sal, el azafrán machacado o el colorante y el huevo. Para que el rebozado quede más esponjoso añadir un poco de levadura; en algunos lugares de Madrid, se sustituye el huevo por cerveza o leche. La mezcla debe tener una textura de papilla semilíquida y dejarla reposar 15 minutos.

– Una vez macerado el bacalao, escurrirlo del adobo y rebozarlo en la mezcla anterior.

Freír en abundante aceite bien caliente. Una vez dorados, retirar y escurrir el exceso de aceite en un papel de cocina.

Servir con dos tiras de pimiento cruzados por encima de cada trozo de bacalao.  

PUBLICIDAD