Inicio CONOCE MADRID Más lugares que días

Más lugares que días

PUBLICIDAD

El plano madrileño es una apretada suma de calles con historia, monumentos, leyendas, pero también de novedades, que a veces ignoramos aunque estén en el barrio. 500 ideas para descubrir Madrid es la prueba.

Escrito por Sara Medialdea, el libro 500 ideas para descubrir Madrid (La Librería) es el fruto de los 25 años de profesión de esta periodista del diario ABC (es también bloguera en Madrid Diario). La obligación, de todas formas, no basta para tanto conocimiento. También influyen la curiosidad y un genuino interés por la historia de la Villa y Corte. Encima, Sara es una de esas madrileñas autóctonas (padres y abuelos). 

 

El libro es de lo más entretenido y nos da pistas, con todo lujo de detalles, para llenar muchas horas de los próximos meses (¡y años!) aunque asegura la autora que todavía le queda mucho por descubrir y nos anima a explorar nuestro propio barrio, segura de que encontraremos tesoros. En Madrid Plural le hemos pedido que elija cinco puntos interesantes para un madrileño y otros cinco para un visitante que quiera algo más que la ruta turística inevitable.

 

Cinco lugares para madrileños

 

“Lo habitual es que los madrileños vayamos con prisas y sin pararnos a disfrutar de las muchas cosas bellas que nos ofrece la ciudad sólo con levantar los ojos del asfalto. Se me ocurren algunas sugerencias como éstas:

 

Puente de Perrault: Es probablemente el último que se ha incorporado a la ciudad, y está firmado por un arquitecto de prestigio internacional, Dominique Perrault. Está en Madrid Río, muy cerca del Matadero, y además de ser impresionante por su forma y materiales, ofrece una vista espectacular de una zona que los más jóvenes nunca podrán imaginar cómo era hasta hace muy pocos años -esa M-30 atravesada a diario por cientos de miles de vehículos.

 

Capilla del Humilladero. (Nuestra Señora de la Soledad): Situada en el tramo de la calle Fuencarral que ahora está peatonalizado, casi nadie repara en este pequeño edificio, que se encuentra allí desde hace 400 años. Hace esquina con la Augusto Figueroa, y en su origen, en el siglo XVII, era ya lugar de rezo de quienes pasaban por allí. Y allí sigue, como un auténtico vestigio del pasado.

 

La era de la Casa de Campo: Aún se conserva, de los tiempos en que esa enorme masa verde era en parte finca de labor. Como está situada sobre una elevación del terreno, proporciona una magnífica vista del skyline de la ciudad, además de la curiosidad de su forma, con un empedrado de cantos rodados espectacular.

 

Jardines del Príncipe de Anglona: en la plaza de la Paja, en pleno centro de la ciudad. Uno puede pasar al lado y no enterarse de la joya que se esconde tras los viejos muros de este edificio. Están abiertos al público, y son un rincón recoleto en el que disfrutar de un oasis de paz en el corazón del estresante Madrid.

 

Cuadra de San Isidro: Por aquello de que es el patrón de la ciudad, quien más quien menos ha estado alguna vez en la ermita del santo, en la pradera de San Isidro o ha visto su estatua sobre el puente de Toledo. Pero son pocos los que conocen la cuadra del patrón, el lugar donde guardaba los bueyes y que está en los bajos de una casa de vecindad en la calle Pretil de Santisteban, 3. Allí hay ahora una capilla que sólo abre el 15 de mayo, tan bonita como original, y que es bien de interés cultural”.

 

Cinco lugares para un visitante

“En el caso de un turista que visita Madrid con poco tiempo y ganas de ver algo más que lo de carril, mis recomendaciones son:

 

Iglesia de San Marcos: situada detrás del Edificio España, en la calle San Leonardo, su exterior no llama la atención, pero es impactante cuando se atraviesan sus puertas. Su toque especial se lo da la forma de la parcela donde se construyó, larga e irregular, que obligó a dotarla de unas singulares bóvedas elípticas.

 

Parque de El Capricho: Original, impresionante, sorprendente, bellísimo como zona verde y lleno de "antojos", los "caprichos" que le dan nombre: una ermita, un laberinto, el templete de Baco, la exedra, la casa de la vieja… Merece la visita este parque histórico situado en la Alameda de Osuna.

 

Torre de los Lujanes: Aunque muchos turistas pasan por la plaza de la Villa a diario, pocos son los que saben que allí está el edificio civil más antiguo de Madrid: la Torre de los Lujanes y su casa anexa, hoy Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, mandadas construir en 1470.

 

Huerta de la Partida: esta zona ha estado cercada durante años por las autovías que circulaban justo a su lado. Al soterrarse la M-30, ha aflorado de nuevo el que fuera una huerta de frutales de la casa de Los Vargas, en la Casa de Campo. Bonito paseo con un magnífico mirador desde el que ver en todo su esplendor la cornisa del Manzanares.  

 

Cementerio de la Florida: Apenas nadie lo visita, y eso que allí están enterrados nada menos que los Héroes del Dos de Mayo, esos 43 hombres fusilados que el genial cuadro de Goya convirtió en universales. En este pequeño cementerio figuran sus nombres y filiaciones -salvo las de los 14 aún desconocidos”.

 

(500 ideas para descubrir Madrid. Ediciones La Librería (2015). 331 páginas. Unos 16 euros)

PUBLICIDAD