Inicio CONOCE MADRID Laberinto Escher

Laberinto Escher

PUBLICIDAD

Doble celebración. La flamante reapertura del Palacio de Gaviria en la calle Arenal y la exposición de Escher, con la que se pone de largo. Maurits Cornelis Escher, un surrealista en la corte del arte gráfico.

El surrealismo, como quiera que se haya denominado a lo largo del tiempo, tiene una ventaja para el público general: le resulta provocador y familiar y se enfrenta a él sin demasiados complejos. Provocador, porque puede mirar y remirar la obra con asombro y fascinación, a menudo con una sonrisa o estremecido por la fuerza de un detalle, de una imagen. Saca sus propias conclusiones y vuelve satisfecho a casa. Y le resulta familiar por ese parentesco que tienen las piezas surrealistas con los sueños, con las ideas repentinas, con las vivencias olvidadas. Así que, por muchas capas que tenga una obra apellidada surrealista, capas que van abordando los expertos una por una sin terminar nunca, el mortal común se siente asombrado, pero no intimidado por temas y trazos que despiertan su curiosidad y admiración.

Así que, si es un experto en arte, apúntese a Escher. Y si no lo es, con mayor razón porque le va a encantar lo que sucede.

Con Escher estamos ante una exposición itinerante organizada por Arthemisia Group que nos pone al alcance 200 obras del artista gráfico holandés, Maurits Cornelis Escher (1898-1972). Una selección significativa de quien realizó más de 400 grabados y litografías a lo largo de su vida y unos 2.000 dibujos y bocetos. Buena parte de su obra está marcada por la arquitectura, donde da rienda suelta a sus construcciones laberínticas y fantásticas, que de una forma o de otra se reproducen en sus imágenes humanas: al fin y al cabo, en el mundo de los sueños los edificios, sus escaleras, habitaciones y pasillos están conectados con las necesidades y fantasmas personales.

La exposición está dividida en seis grandes secciones relacionadas con el aprendizaje y experiencias de M.C.Escher, que incluyen un interesante toque español, como fue su contacto con La Alhambra de Granada y la influencia en su trabajo de los patrones decorativos del arte nazarí. Los organizadores han procurado completar la parte gráfica “con experimentos científicos, áreas y recursos educativos que contribuirán a que visitantes de todas las edades comprendan sus perspectivas imposibles, sus imágenes desconcertantes y los universos aparentemente irreconciliables que se unen en él para formar una única dimensión artística”.

Maurits Cornelis Escher, hijo de un ingeniero, se pudo ganar bien la vida con sus ilustraciones para libros, diseño de sellos, murales, pero tal vez hubiera permanecido en la penumbra de no ser por el interés que despertó en los matemáticos y científicos, atraídos por sus estructuras, pero también entre los jóvenes, entre los hippies sesenteros y psicodélicos y entre el mundo de la música, donde su influencia fue más allá de las portadas de discos y también se refleja en el trabajo de grupos como Pink Floyd o David Bowie, quien montó su propia Casa de las escaleras, obra significativa de M.C. Escher, en la película Dentro del Laberinto, filmada por George Lucas en 1986.

La visita a la exposición es una oportunidad, también, de ver cómo se ha recuperado el Palacio de Gaviria, de fachada discreta pero interiores suntuosos… aunque bastante hechos polvo hasta que se afrontó recientemente su restauración, después de haber pasado por muchas etapas, incluida la de discoteca. Diseñado por el arquitecto Anibal Álvarez Bouquel, fue el domicilio del banquero Manuel Gaviria y Douza, Marqués de Gaviria. Para celebrar su apertura hubo un gran baile, en 1851 que presidió la Reina Isabel II. Tiene muchos elementos interesantes, entre ellos, los frescos de Joaquín Espalter y Rull y su gran escalera.

Fechas: Prorrogada hasta el 24 de septiembre de 2017.

Horarios: Lunes, martes, miércoles, jueves y domingos, de 10:00 a 20:00h. Viernes y sábados, de 10:00 a 21:00h.

Entradas: General (con autoguía), 12 euros. Reducida (con autoguía), 10 euros. Niños de 5 a 11 años, 5 euros. Pueden adquirirse también en ticketea.es

Lugar: Palacio de Gaviria. C/ Arenal, 9. 28013 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

(En la imagen, fragmento de Banda sin fin (1956), autorretrato de M.C. Escher con su esposa. Colección Gemeente Museum de La Haya).

PUBLICIDAD