Inicio YA HA PASADO Houdini en Madrid

Houdini en Madrid

El gran Houdini nunca actuó en Madrid, pero ahora se toma la revancha en la Fundación Telefónica con una expo que destaca todas las facetas del fascinante ilusionista, escapista, mago y genio del marketing.

PUBLICIDAD

El gran Houdini nunca actuó en Madrid, pero ahora se toma la revancha en la Fundación Telefónica con una expo que destaca todas las facetas del fascinante ilusionista, escapista, mago y genio del marketing.

Houdini, las leyes del asombro es un esfuerzo también asombroso por sintetizar y organizar la vida y trabajo de uno de los ilusionistas más grandes de todos los tiempos, por su manera de enfocar los espectáculos, sus recursos tecnológicos, su preparación física y capacidad de riesgo. Innovador, inquieto, sacó la magia de las barracas para llevarlo a los espacios más elegantes, pero también al aire libre y allí donde podía reunir un público de masas.

Si Houdini mantiene su prestigio (y su misterio) es porque introdujo la ciencia y la técnica en su trabajo, lo que le convierte en precursor y padre del ilusionismo contemporáneo. Por otra parte, lo mismo que entendió las reglas de la física, entendió la fuerza de los medios de comunicación y supo manejar la prensa, la publicidad y el cinematógrafo (fue productor, actor y director de películas), de forma que su fama le precedía allí donde iba y su trabajo llegaba incluso a los que no podían ver en directo sus actuaciones o sus angustiosas hazañas, sobre todo las de la jaula en el agua (La Tortura China), atado con todo tipo de grilletes de los que se desembarazaba…

Harry Houdini (añadió la i final para que se pudiera pronunciar mejor) había nacido en Budapest, Hungría, en 1874, con el nombre de Erik Weisz, o Weiss después. De modesta familia judía, aunque su padre fuera rabino, emigró con ella a Estados Unidos hacia 1848. Era muy pequeño cuando descubrió el Circo, pero ya trabajaba para ayudar a los suyos, así que aquél mundo fascinante le pareció una oportunidad más a su gusto de conseguir dinero y crearse una vida. Y fue en el circo donde conoció a su esposa Bess con la que haría un pacto para otro de sus grandes intereses: el espiritismo.

 

Houdini, las leyes del asombro  contiene reproducciones de carteles de sus actuaciones, ediciones históricas de manuales de magia, cajas de magia de principios del siglo XX, artilugios de magia de época, juguetes ópticos, un gimnasio decimonónico, la réplica de una camisa de fuerza y propuestas visuales que salen al encuentro del espectador para construir una idea global sobre la figura Houdini.

Una gran jaula es el eje central de la exposición. Su papel es fundamental porque acerca al visitante a las sensaciones experimentadas por el maestro del escapismo y por el público. Dicen los organizadores de la muestra que esos ejercicios de superación fueron inspiradores en una época dura, en torno a la Primera Guerra Mundial, en la que eran muchos los que se esforzaban por empezaban de cero y escapar de su pasado o de vidas miserables.

Las secciones que forman la muestra son:

Pasen y vean. Historia de la magia, en la que se traza la historia de la magia desde los llamados traficantes de milagros y freak shows (con personas que presentaban características físicas o atléticas especiales), pasando por Robert Houdini hasta la era dorada de la magia teatral que incluye a sus grandes rivales escénicos.

Citius, altius, fortius, consigna de superación física para llegar más lejos, más algo y con más fuerza, que resume en gran medida la nueva actitud de la sociedad moderna basada en el progreso físico, moral y personal que encarnó Houdini tanto en su carrera como en su historia vital. Houdini encontró en la incipiente afición por el deporte la clave para sus entrenamientos y preparación física, lo mismo que aprovechó los conocimientos de la época para su trabajo, a pesar de sus escasos estudios.

Escape, especialidad considerada la disciplina más dura dentro de la magia, que le llevó al éxito y que él popularizó con elementos de riesgo en conexión con los gustos de la época, cómo escapar de una camisa de fuerza, de la celda de una prisión o de La Celda de tortura acuática o Tortura China donde se encerraba a la vista de todos debidamente atados y encadenado.

Lo que creen tus ojos, parte de la ilusión óptica como uno de los fundamentos de la magia que, junto a desapariciones y engañosasombrosos del artista, son antesala del que sería uno de los mayores prodigios obrados por Houdini, la desaparición de un elefante a la vista de todos.

La Gran Ilusión recoge elementos clave del éxito del ilusionista en su promoción, más allá del de los carteles y los anuncios, pasando por apariciones calculadas en prensa y artículos para terminar en el mundo del cine.

Código H es la sección dedicada al auge del espiritismo, los médiums y el ocultismo tras la Primera Guerra Mundial. Houdini se interesó vivamente por este mundo, a pesar de que en su trabajo mágico era de lo más racional y científico. Se podría decir que Houdini deseaba que el espiritismo respondiera a la realidad y estudió sus técnicas/trucos y acudió a sesiones con buena voluntad, pero a la vez luchaba contra la superchería. Eso le llevaría a un famoso enfrentamiento con Arthur Conan Doyle, el padre de Sherlock Holmes, que era un creyente. Una sesión con la segunda esposa del escritor británico, que era médium, terminó de la peor manera y Houdini publicó un artículo, Spirits compact, en un diario neoyorkino, donde lamentaba un fraude cruel que abusaba de quienes habían perdido a sus seres queridos. Houdini, que había tratado de contactar con su madre en la fracasada seance, acordó con su esposa un código por si uno de los dos moría y trataba de enviar una señal desde el más allá. Hay que descubrir ese Código H en la exposición. No sabemos si Houdini lo llegó a utilizar cuando murió, a los 52 años, tras aceptar al parecer un reto absurdo, pero que derivaría en una peritonitis fatal.

Como siempre en las exposiciones de Fundación Telefónica, se organizan en paralelo actividades y talleres gratuitos para adultos, familias, niños y escolares. Hay que reservar. También hay un concurso para instagramers.

Fechas: Del 10 de febrero al 28 de mayo de 2017.

Horarios: De martes a domingo, de 10:00 a 20:00h. Visitas comentadas libres sin reserva los jueves a las 12:00 y 18:00 horas y los viernes a las18:00 horas, los domingos a las 12:00. Visitas concertadas y con guía necesitan reserva. Tel. 915 226 645. actividades.espacio@fundaciontelefonica.com

Entrada: Gratuita.

Lugar: Espacio Fundación Telefónica. C/ Fuencarral, 3. 28004 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

( Arriba, cartel francés para el serial The Master Mistery, de 1919. Debajo, preparándose para una inmersion al aire libre. Ambas imágenes pertenecen a la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. Debajo, un detalle de las instalaciones de la exposición, con materiales de trabajo).

PUBLICIDAD