Inicio YA HA PASADO Cultura Jonda

Cultura Jonda

La Biblioteca Nacional es un pozo sin fondo. Vuelve a demostrarlo con la exposición Patrimonio Flamenco, la historia de la Cultura Jonda donde se dan la mano el arte más refinado y el más popular. Vale la pena.

El flamenco, dicen los organizadores, es la expresión artística popular española más reconocida dentro y fuera de nuestro país. Como todo lo que tiene una historia tan larga ha pasado y pasa por todo, por la exageración, la manipulación, la caricatura… Pero sus raíces son autenticas, riquísimas y han tenido intérpretes de primera a lo largo de los siglos, de manera que el flamenco, la Cultura Jonda, sigue manteniendo su fuerza, adaptándose a los tiempos sin traicionar la esencia. Buena prueba de cómo ha impregnado el flamenco tantos aspectos de la sociedad española desde siempre está en el lenguaje, donde expresiones como palos, tocar todos los palos, irse por peteneras, arrancarse, duende, milongas…

La Biblioteca Nacional ha tirado de sus fondos (más aportaciones del Museo Reina Sofía y del Museo Picasso de Barcelona) y reúne para esta muestra 150 obras de, entre otros, Cervantes, Goya, Estébanez Calderón, Beauchy, Picasso, Lorca, Gyenes, Edgar Neville, Antonio Saura, sin olvidarse del cante, toque y baile que han representado (y siguen representando) La Niña de los Peines, Chacón, Carmen Amaya, Mairena, Caracol, Gades, Paco de Lucía, Camarón o Morente

El visitante, en el recorrido por Patrimonio Flamenco, la historia de la Cultura Jonda, se encuentra con obras como La Gitanillla de Cervantes o en estampas como El Vito, de Goya para llegar hasta las últimas películas de Saura o el arte urbano con en el que Suso33 representa hoy a Enrique Morente. Más tarde y muchos artistas después, la primera prensa habla de cantaores como El Planeta o Silverio Franconetti. Pronto la literatura y siempre el periodismo seguirán hablando de flamenco, con firmas como Chaves Nogales, Gómez de la Serna, Caballero Bonald o Félix Grande.

Otra fuente de información, libros, grabados… y leyendas sobre el flamenco y el mundo que le rodeaba las proporcionan viajeros extranjeros que llegan a España, como Henry Ford o Davillier.

A finales del XIX se produce la irrupción de la fotografía, que también se sentirá pronto fascinada por la cultura jonda, sus artistas, sus ritos. Los trabajos de Clifford, Beauchy, Gyenes, Ibáñez, Richard Avedon o James Kriegsmann dan fe de ello en la muestra. De esa misma fascinación nace la representación que del flamenco hace la pintura y, además de los artistas ya citados, de las paredes de la sala Hipóstila cuelgan originales de Lameyer, Fortuny, Tapies,  Manuel Ángeles Ortiz, Guinovart, Luis Gordillo o Ceesepe, que también trabajaron para portadas de discos y carteles. La presencia del cine ofrece al visitante la proyección de fragmentos escogidos de la obra de directores como Valdelomar, Rovira Beleta, Serrano de Osma, Carlos Sura y Tony Gatlif que consiguen captar la magia de artistas como Carmen Amaya, Antonio El Bailarín, La Paquera o Enrique El Cojo.

 

Lugar: Biblioteca Nacional. Sala Hipóstila. Paseo de Recoletos, 20-22. 28001 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Fechas: Del 27 de enero al 2 de mayo de 2017.

Horarios: De martes a sábado, de 10:00 a 20:00h. Domingos y festivos, de 10:00 a 14:00h.

Entrada: Gratuita.

PUBLICIDAD