Inicio GASTRONOMÍA DELICATESSEN Helados artesanos para todos

Helados artesanos para todos

PUBLICIDAD

Los que saben –los italianos, sin ir más lejos- dicen que  el helado es para todas las estaciones –lo que es cierto-, aunque el verano es su época cumbre. Si es bueno, es tan agradable como alimenticio.

En Madrid hay muchos lugares donde tomar un buen helado artesano… o comprarlo para consumir en casa. Elegimos algunos de esos lugares, que no se olvidan de los alérciso. Ni de los veganos…

Rocambolesc es una heladería de muchas campanillas porque pertenece al Celler de Can Roca, considerado como uno de los mejores restaurantes del mundo. Los hermanos Roca son amantes de los helados, así que han elaborado diferentes variedades con chocolates suntuosos, polos divertidos a base de manzana y bergamota, ciruela y melocotón (este, con forma del oso y el madroño o, mejor, la osa y el madroño)… También tienen brioches que se rellenan de helado… Ofrece helados caseros, polos de frutas naturales, bollería con helado… Lugar: Corte Inglés. 7ª Planta. C/ Serrano, 57. 2001 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Sienna. Una de las heladerías más tradicionales de Madrid. Cremosos helados artesanales italianos de fabricación propia con un amplio surtido de sabores, todos muy tradicionales. Los mejores, los cucuruchos de barquillo, que se ofrecen en seis tamaños diferentes. Lugar: Narváez, 62. 28009 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Palazzo. Llevan más de tres décadas siendo una de las referencias para los aficionados a los buenos helados en Madrid. Los fabrican ellos, sin conservantes ni colorantes, y los venden en las once tiendas que tienen repartidas por la capital. El de chocolate es el más célebre, pero están muy bien otros como el de arroz con leche o el de caféLugar: Puerta del Sol, 11 (y otras diez tiendas). 28013 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

La Romana. Procedente de Rímini, en Italia, La Romana es, desde 1947, una heladería familiar que ofrece helados artesanales, elaborados con frutas de temporada que no tienen más de tres horas de vida y con tan solo un 7 por ciento de grasa lo que los hace ligeros y digestivos. Entre su amplia gama, sabores como el de mascarpone al café con chocolate belga, y una gama de polos crocantes con interior helado y diferentes coberturas. Lugar: San Bernardo, 96. 28015 Madrid (Ver Mapa y cómo llegar) y Paseo de la Habana, 27.  28036 Madrid (Ver Mapa y cómo llegar).

Heladería Los Alpes. Un clásico de la heladería madrileña desde que abrió en 1950. Tiene a gala utilizar únicamente producto natural y en el caso de las frutas, las mejores de la temporada. Su mantecado es un clásico porque utiliza la mejor materia prima, como la vaina de vainilla, que es muy cara, pero se nota en el resultado. También utilizan un barquillo artesanal que procede de Santander”. Sus polos son de fruta fresca o de horchata, que es otro sabor de la casa. Lugar: Arcipreste de Hita, 6. 2015 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Lolo Polos abrió en 2015 sus puertas, con una versión enriquecida de los viejos polos (puro hielo con palito). Dominan las frutas frescas de temporada (un 75% de la composición en la mayor parte de ellos), azúcar medida, lácteos controlados (nada de nata). Los que padecen intolerancias alimentarias pueden disfrutar de los lolos, pero conviene que pregunten antes de comprar o elegir, no sea que se decidan justo por el sabor que no deben. Se hacen cada día, artesanalmente, claro. Lugar: Espíritu Santo, 16. 28004 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Giuseppe Ricci mezcla la tradición italiana con la apuesta por productos que sean aptos para quienes tienen problemas de intolerancia, pero en realidad están pensados para todos los amantes de los helados. Base de soja, sin leche ni azúcar, los sabores van de los más tradicionales a los sorprendentes y exóticos. Lugar: Huertas, 9. 28012 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Mistura trabaja los helados artesanales a la antigua y paso a paso. Tiene algunos sabores en edición limitada y los demás –sean helados, polos o se mezclen con otros elementos- son muy variados, pero sin buscar locuras. Piensan en los veganos y en las personas con intolerancias. Tienen  cuatro locales en Madrid. Lugar: Augusto Figueroa, 5. 28004 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Nordikos ha llevado a Malasaña los pops helados propios del norte de Europa. Los hay con base de leche y luego están los basados en los frutos silvestres de los bosques. Se pueden encontrar sabores sencillos y clásicos (más o menos), pero también se las arreglan para hacer combinaciones tan exquisitas como espectaculares. Atención a los helados con espino amarillo, grosellas rojas y negras y moras árticas: ¡encima de buenos son muy antioxidantes! Lugar: Calle del Pez, 2. 28004 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Sani Sapori. Sus helados se basan en las frutas de temporada, las leches vegetales (y si no, son ecológicas), el azúcar de caña bio… Otro buen lugar para intolerantes, veganos y curiosos… Lugar: Lavapiés, 31. 28012 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

Platea ha abierto este verano espacio de helados artesanos para consumir sobre la marcha o llevarse a casa. Bajo la marca Acaramhelados, se ofrecen sabores con productos totalmente naturales que van desde el pistacho de Bronte, a la vainilla de Madagascar, la frambuesa, el mango de Brasil, el chocolate de Santo Tomé…  Los helados pueden ser con base de leche o sorbetes. Se ha pensado en veganos, intolerantes al gluten y la lactosa. Se presentan en tarros de cristal. Lugar: Goya, 5. 28001 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

PUBLICIDAD