Inicio CONOCE MADRID Fiestas madrileñas en agosto

Fiestas madrileñas en agosto

PUBLICIDAD

Madrid celebra en la primera quincena de agosto las Fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y la Virgen de La Paloma con una programación de variadas actividades para disfrute de todos, pequeños y mayores.

Las fiestas de agosto de Madrid son las más populares y castizas; sólo hay que darse una vuelta por el centro de Madrid en estas fechas para comprobar que esta afirmación es cierta. Las calles y los balcones de las Vistillas, Lavapiés, la Latina, el Rastro,… se adornan con mantones de Manila, claveles y farolillos y se llenan con múltiples verbenas.

Muchas actividades para los más pequeños que tienen talleres, cuentacuentos, juegos, actividades deport ivas infantiles, payasos, teatro,… ; jóvenes y mayores pueden disfrutar de campeonatos, torneos deportivos, exposiciones, cine, concursos, etc. y muchos otros espectáculos familiares para todos, sin importar la edad.

En estas fiestas la música más castiza de los chotis, pasodobles, zarzuelas, bailes goyescos… comparte programa con conciertos de rock, músicas del mundo o DJs, entre muchos otros compases para escuchar y bailar; los menos expertos pueden dar sus primeros pasos en clases abiertas de baile aunque la práctica, como en casi todo, es lo más importante y les aseguramos que no les faltarán oportunidades para moverse al ritmo de la música que prefieran.

La gastronomía es otro plato fuerte en estas fiestas con degustación gratuita de platos típicos de Madrid como ropa vieja, migas, gildas variadas, callos a la madrileña… y por supuesto la rica limoná madrileña que sirven gratis en muchas asociaciones y peñas.

Las celebraciones religiosas también están presentes con diversos actos en honor de San Cayetano, San Lorenzo y la Virgen de La Paloma; algunas de ellas se han convertido en un acontecimiento esencial de estas fiestas, como las procesiones en las que participan muchas personas de todo tipo de creencias.

Si quieren conocer un poco más sobre estas fiestas madrileñas, les contamos a continuación un poco de historia de cada una de ellas y pueden consultar y descargar el programa oficial de las Fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Virgen de la Paloma en Madrid en: http://www.esmadrid.com/fiestas-agosto-madrid.

Fiestas de San Cayetano

En torno al 7 de agosto, San Cayetano, se celebra la primera de estas tres fiestas de agosto. Este santo es considerado patrón de la Providencia y protector de las parturientas. Su imagen que está en la Iglesia de San Millán y San Cayetano, en el número 15 de la calle de Embajadores, sale en procesión y va por la Ribera de Curtidores y la plaza de Cascorro. Antes de regresar, los fieles se lanzan a tomar una de las flores de la carroza pues, según la tradición, quien reza al santo y coge una flor tendrá pan y trabajo todo el año.

Los vecinos adornaban las calles del barrio, costumbre que al menos se conserva en la Calle del Oso que merece la pena recorrer y ver engalanada en estas fiestas. También hay que ir a la Plaza del Cascorro donde se celebran verbenas con orquestas y actuaciones en directo, hay casetas de feriapuestos de comida y… mucha animación.

Fiestas de San Lorenzo

Nada más terminar las Fiestas de San Cayetano, comienzan las de San Lorenzo, en honor al santo que falleció un 10 de agosto, día en que sale en procesión de la Iglesia de su advocación.

Las Fiestas de San Lorenzo se celebran en el cogollo de Lavapiés, en lo que fue la judería madrileña y vivienda de moriscos. Cuenta la tradición que la Iglesia de San Lorenzo, llamada el “Templo de las Pulgas” por su reducido tamaño, fue edificada sobre la sinagoga judía por el propio pueblo. Está situada en la calle Dr. Piga, 2.

Felipe II levantó en honor de este santo el Monasterio de El Escorial porque la Batalla de San Quintín terminó con la derrota de los franceses el día de San Lorenzo.

Fiestas de La Paloma

La última de estas fiestas castizas y la más popular, es la fiesta del barrio de la Fuentecilla (La Latina) y la de todo Madrid.

La verbena en honor a la Virgen, cobró importancia a partir del último cuarto del siglo XIX. Prueba de la fama que llegaron alcanzar los festejos del barrio de la Fuentecilla fue su elección como escenario de una de las más famosas zarzuelas, obra del compositor Tomás Bretón y del libretista Ricardo de la Vega, “La Verbena de la Paloma“.

La festividad de la Virgen es el 15 de agosto, día en que se realiza la ofrenda floral y se descuelga el cuadro de la Paloma, por un piquete del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, para ponerla en la carroza y sacarla en procesión.

La Virgen de la Paloma no es una talla escultórica, sino un sencillo lienzo de limitado valor artístico en soporte de madera y de autor anónimo, que ni siquiera es original, sino una de las muchas copias que se hicieron en el pasado de la Virgen de la Soledad.

PUBLICIDAD