Inicio OCIO EN MADRID MUSEOS Y EXPOSICIONES La más joven del Prado

La más joven del Prado

PUBLICIDAD

La llegada de la pequeña Manuela Isidra Téllez-Girón al Prado ha servido para organizar una exposición con la obra de Agustín Esteve y Marqués, el mejor retratista en tiempos de Goya, después de Goya.

Lo malo de vérselas con artistas muy grandes es que, con el paso del tiempo, oscurecen el talento de otros contemporáneos. Es lo que hizo la historia con el valenciano Agustín Esteve y Marqués, quien coincidió con Francisco de Goya, no solo en el tiempo, sino en los clientes. Pero al Museo del Prado le gusta dar segundas oportunidades, así que para presentar su última adquisición, el retrato de Manuela Isidra Téllez-Girón, pintado en 1797 por Agustín Esteve, ha organizado una exposición pequeña pero espectacular, que pone frente a frente los retratos que este realizó a la familia Osuna y los que firmó el aragonés.

Manuela merece por sí misma una visita. Los que saben señalan que se trata de uno de los retratos infantiles españoles más interesantes del siglo XVIII y ha llegado al Museo gracias a los fondos de la donación de Óscar Alzaga Villaamil. A la niña la pinta Esteve muchos años antes de que se convirtiera en duquesa de Abrantes, y volvió a retratarla en esa etapa ya adulta.

El desafío del blanco. Goya y Esteve, retratistas de la Casa de Osuna se centra en los novenos duques con ese título y en sus hijos. Es la primera vez que se reúnen estas obras de Esteve, procedentes de diferentes colecciones privadas, y se contraponen con los imponentes retratos de Goya de esas mismas personas. El desafío permite apreciar los puntos de vista de ambos creadores y la influencia del segundo sobre el primero, sin que eso reste a Esteve capacidad y brillantez.

La moda del momento, aquellas sedas ligeras, las muselinas y los algodones apastelados y, sobre todo blancos, son un reto creativo y técnico: hay que reflejar la luz, las transparencias y la suavidad y ambos pintores se recrean en la suerte.

Por esas cosas del destino, los duques de Osuna y sus hijos están muy representados en el Prado y en todas las épocas de su vida, así que se prestan a comparaciones y a juegos sobre parecidos.

Volviendo al retrato de Manuela Isidra Téllez-Girón (1794-1838), su importancia para el Museo radica en que enlaza con la pintura del siglo XVII –especialmente con obras de Velázquez y Murillo– y enriquece los fondos del XVIII. Para Agustín Esteve fue la puerta de entrada definitiva a la Casa de los Osuna. Aunque había hecho cosas para los  duques, esta obra le convirtió en el pintor de la familia, compartiendo espacio con Francisco de Goya.

El matrimonio de Pedro de Alcántara Téllez-Girón (1755-1807), futuro IX duque de Osuna, con su prima María Josefa de la Soledad Alonso-Pimentel (1752-1834), condesa-duquesa de Benavente, fundió dos de los linajes nobiliarios más antiguos y ricos de España y dio lugar a una familia de inquietudes culturales y artísticas sin parangón en su tiempo. Los Osuna eran una pareja moderna –incluso con los parámetros actuales- que rompió moldes en más de un sentido. Por ejemplo, en la atención personal que dedicaban a sus hijos, además del esfuerzo por mejorar fincas y negocios con criterios novedosos. Incluso introdujeron prácticas laborales para sus trabajadores –de higiene, descanso y trato- que eran toda una revolución. Y hay que hablar en plural porque ambos coincidían en sus ideas, si bien era ella quien solía tener la iniciativa y tomar las decisiones porque su marido acostumbraba a pasar tiempo en campañas militares.

Amante del arte, de las tertulias, de la música, la condesa-duquesa sabía vivir a lo grande –no nos olvidemos de El Capricho– y contó con los mejores pintores y escultores para rodearse de la belleza que le gustaba y, por supuesto, para retratar a sus cinco hijos según crecían y prosperaban.

Información Práctica

Fechas: Hasta el 1 de octubre de 2017.
Horario: De lunes a sábados, de 10:00 a 20:00h y domingos y festivos, de 10:00 a 19:00h.
Entradas: 15 euros, 7,50 (reducida), 24 (+ la guía). Gratuita en ciertas condiciones y de lunes a sábados, de 18:00 a 20:00h y domingos y festivos, de 17:00 a 19:00h.
Lugar: Museo del Prado. Edificio Villanueva. Salas 37 y 38. Paseo del Prado, s/n. 28014 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

GALERÍA DE IMÁGENES

Arriba, detalle del retrato de Manuela Isidra Téllez-Girón. El óleo de Manuela al completo. Años después, como duquesa de Abrantes. También de Esteve, retrato de Joaquina Téllez-Girón. La misma Joaquina, pintada por Goya como marquesa de Santa Cruz. De Esteve, Francisco de Borja Téllez-Girón. La Familia Osuna, de Goya.

PUBLICIDAD