Inicio YA HA PASADO Carlos III, dormir/morir

Carlos III, dormir/morir

PUBLICIDAD

El Palacio Real abre hasta marzo Carlos III. Majestad y Ornato en los escenarios del Rey Ilustrado. Una oportunidad de ver cómo vivía un monarca que conocía su papel, pero también tenía gustos personales.

Curiosear entre los objetos y muebles de otro nos da una idea real o por lo menos distinta de cómo piensa y vive esa persona. Eso también sirve en el caso de un Rey, obligado a representar un papel y actuar en consecuencia, pero también decidido a elegir a su gusto aquello que puede aligerar el peso de las tradiciones y las obligaciones públicas: el famoso peso de la púrpura.

En la Sala de Exposiciones del Palacio real se reúnen, muchas por vez primera desde el siglo XVIII, 131 piezas relacionadas con Carlos III en la que fue su propia casa. Una casa temporal, porque la compartía con los palacios de Aranjuez, El Pardo, El Escorial o La Granja. A nuestros ojos, buena parte de esas pinturas, esculturas o muebles son bien antiguas, pero para él fueron modernas, a menudo rupturistas, hijas, en su mentalidad ilustrada, de los nuevos tiempos que aspiraban a la libertad y a una mejor vida para todos.

Nos recibe un busto del monarca, firmado por Juan Pascual de Mena y varias pinturas de cómo era entonces el entorno del Palacio Real. Pinturas y bocetos tienen un papel destacado en esta exposición y nos dan a conocer detalles decorativos, cortesanos, alegóricos, además de tipos populares y costumbristas que se movían fuera de los muros reales. También paisajes y escenas de caza, el gran deporte y el gran escape para Carlos III (y que justifica la bonita colección de armas)… Hablamos de cuadros o apuntes firmados por Lorenzo Tiépolo, Francisco de Goya, Antonio Sebastiani de Caprarola, Anton Raphael Mengs, Corrado Giaquinto, Bayeu, Maella... De Goya, por cierto, hay cuatro tapices creados para el Palacio que se exhiben por primera vez.

En cuanto al interiorismo, Carlos III sucumbió a la moda oriental del momento y a los nuevos estilos en alfombras, elementos decorativos, porcelanas, cristales… Pensemos que este soberano fue el gran impulsor de la Real Fábrica de Tapices, de la Real Fábrica de Cristal de La Granja, de la fábrica de Porcelana del Buen Retiro

Podemos acceder también al Real Dormitorio, que es algo severo, pero con los elementos que veía cada noche el monarca, desde la tapicería de la cama a las cortinas y otros elementos. Ese era su dormitorio de persona normal, si tal cosa puede decirse. El último, el de Rey que muere ante la Corte (se expone también el documento original de su testamento) y pasa el cetro a su heredero, también está en la exposición, dominado por una cama-túmulo solemne y representativa. En ella descansaron los Reyes de España hasta Alfonso XII.

La exposición cuenta en su mayor parte con los fondos de Patrimonio Nacional, pero también con préstamos de Juan Abelló y del Banco de Santander, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la Wellington Collection, del Arqueológico Nacional y del Statens Museum for Kunst de Dinamarca

Fechas: Del 6 de diciembre de 2016 al 31 de marzo de 2017. Cerrado 25 de diciembre, 1 y 6 de enero.

Horarios: Todos los días, de 10:00 a 18:00h.

Entradas: Única (Palacio y exposición temporal), 11 euros. Reducida (mismas condiciones), 6 euros. Ver otras opciones. Online. Información 902 044 454.

Lugar: Palacio Real de Madrid.  Sala de Exposiciones Temporales. C/ Bailén, s/n. 28071 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

(Elementos del dormitorio del Rey Carlos III, en la exposición).

PUBLICIDAD