Inicio OCIO EN MADRID MUSEOS Y EXPOSICIONES Cuatro Colecciones

Cuatro Colecciones

Con la excusa de ARCO desembarcaron en Madrid tres colecciones procedentes de México, Argentina y Perú, con obras que no es fácil ver reunidas. La que nos queda hasta mediados de junio en la mexicana.

 

Los coleccionistas han sido, desde siempre, un motor para el mundo del arte y, más pronto que tarde, enriquecen el patrimonio cultural de su sociedad… o de la sociedad en general. Las piezas que van atesorando terminan poniéndose a disposición de todos, en forma de Museos o en préstamos para exposiciones a lo largo del mundo. Es necesario disponer de dinero, claro, pero no suele ser el motor más importante ni el primero en el coleccionista que empieza. Son más decisivos el criterio y la paciencia para ir paso a paso. Aunque los grandes coleccionistas escuchan a los expertos, llama la atención su instinto para elegir y centrarse en objetivos cuando se contempla el conjunto de lo que han reunido.

Las colecciones que pasaron por Madrid fueron la Constantini (Argentina) y la Hochschild (Perú). Ahora nos queda la Colección Coppel (México). A ellas, hay que decirlo, se sumó la Colección Sánchez-Ubiría (España) que reforzaba el panorama internacional con dos líneas distintas y atractivas: arte africano de corte tribal y obras contemporáneas occidentales.

Eduardo Constantini trajo a Madrid destacaron las vanguardias del arte iberoamericano del siglo XX a la que ha sumado los artistas más actuales: nombres como Antonio Berni, Emilio Pettoruti, Xul Solar, Jorge de la Vega, León Ferrari, Lucio Fontana, Víctor Grippo, Oscar Bony, Alicia Penalba, Liliana Porter y David Lamelas, los fotógrafos Grete Stern, Horacio Coppola y Annemarie Heinrich, y los más recientes como Guillermo Kuitca, Jorge Macchi o Magdalena Jitrik, entre otros.

También los brasileños Augusto de Campos, Hélio Oiticica, Mira Schendel, Beatriz Milhazes, Franz Krajcberg, Geraldo de Barros, Claudio Tozzi y Anna María Maiolino. También artistas del centro y sur americano, como Wifredo Lam, Joaquín Torres García, Fernando Botero, Rufino Tamayo, José Clemente Orozco y Armando Reverón, a los que se ha sumado un clásico como Diego Rivera, última adquisición de Constantini, quién compró el pasado año Baile en Tehuantepec (1928).

La Colección Hochschild, de Eduardo Hochschild y a su esposa Mariana, que ha logrado reunir lo más representativo del arte andino moderno y contemporáneo (aunque no falten artistas de otros países), con los estilos más diversos. Entre las firmas que trajeron a Madrid estaban las de Milagros de la Torre, Fernando Bryce, Sandra Gamarra, Elena Damiani, Mario Testino, Teresa Burga, Martín Chambi, Maya Watanabe, Eduardo Moll, Giancarlo Scaglia, José Carlos Martinart, Fernando de Szyszlo.

La mirada mestiza de los Coppel

Punto de partida. Colección Isabel y Agustín Coppel, que sigue en la ciudad, permite ver en Madrid, por primera vez,  una representación destacada de las obras que componen esta colección mexicana, considerada como una de las más importantes de Iberoamérica en arte contemporáneo. Organizada por la Fundación Banco de Santander y comisariada por Magnolia de la Garza y Patrick Charpenel, gira en torno al mestizaje a través de cinco grupos temáticos que se reparten 120 piezas: pintura, escultura, fotografía e instalaciones.

La elección del mestizaje no es casual, ya que forma parte de la identidad y las contradicciones de México o, como señalan los comisarios de la muestra, “el mestizaje, más que el encuentro entre dos mundos fue el encuentro de muchos mundos”. Es la mezcla y el choque de lo indígena, lo criollo, lo cristiano, lo azteca, la modernidad, la tradición, que todavía generan tensiones, pero también creatividad.

Leonor Antunes, Joseph Beuys, Abraham Cruzvillegas, Santiago Cucullu, Angela Detanico y Rafael Lain, Jimmie Durham, Lucio Fontana, Héctor García, Mario García Torres, Gego, Fernanda Gomes, Pierre Huyghe (con una monumental alfombra verde), Fritzia Irízar Rojo, Runo Lagomarsino, David Lamelas, Hélio Oiticica, Gabriel Orozco, Irving Penn, Do-Ho Suh, Superflex, Tunga, Umbo, Diane Arbus figuran entre los artistas más conocidos, presentes en esta exposición…

Para los Coppel, coleccionar es una manera de contar la historia, que implica las influencias internacionales, pero también el trabajo de los artistas locales. Lo cierto es que la suya es una colección relativamente joven, porque la iniciaron en los años 90 con una selección de arte mexicano moderno que ampliarían rápidamente. Le dan mucha importancia a la fotografía. Hoy están comprometidos con la investigación y difusión del arte contemporáneo a través de diferentes proyectos.

La exposición tiene previstas visitas guiadas de grupos (reservas en el teléfono 912 596 718/9). Visitas-taller para familias: Fines de semana hasta el 11 de junio. (Reservas: actividadesfundacion@gruposantander.com).

Fechas: Hasta el 11 de junio de 2017. Horarios: De lunes a jueves, de 10:00 a 17:00h. Viernes, de 10:00 a 15:00. Sábados y domingos, de 10:30 a 14:00h. Cierra los festivos. Entrada: Gratuita. Lugar: Sala de Arte Santander. Ciudad Grupo Santander. Avenida de Cantabria, 2. 28660 Boadilla del Monte. (Ver Mapa y cómo llegar). Metro Madrid-Tren ligero. Estación Cantabria. Autobuses. 573 y 574.

(En la imagen de apertura, Doble dedo en el ojo (1985) de Bruce Nauman. Col. Coppel. Debajo, Mero (1923) Alejandro Xul Solar. Col. Constantini. Ambiente de estereorealidad, de Carlos Martinat. Col. Hochschild. Detalle Módulo de Suelo, de Do Ho Suh (1997-2000). Col. Coppel. Sobre estas líneas, vasija de terracota para agua Jukum de Nigeria. Siglo XX).

PUBLICIDAD