Inicio OCIO EN MADRID CINE, MÚSICA Y TEATRO Autobiografía de un yogui

Autobiografía de un yogui

PUBLICIDAD

Del 6 de septiembre al 12 de noviembre, Rafael Álvarez El Brujo presenta en el Teatro Cofidís Alcázar Autobiografía de un yogui. El Brujo vuelve a dar el golpe con un tema de búsqueda y espiritualidad.

Rafael Álvarez El Brujo es el perfecto hombre orquesta del teatro español, aunque quedaría más fino referirse a él como renacentista o algo semejante. Lo cierto es que es un actor-director-autor-productor visionario y valiente que se lanzó, hace años, por los caminos menos trillados y, por si faltaba algo, de la mano del humor y de los clásicos de la literatura española, eso sí, bajo un nuevo prisma. Él sabrá las dificultades que tuvo que superar, pero hay pocas figuras de la escena que realice un trabajo tan personal, hasta el punto de que no necesita utilizar su nombre de familia: le basta con el de guerra, El Brujo, como los toreros.

En esta ocasión, y en Autobiografía de un yogui, la función que pone sobre las tablas del Teatro Cofidís Alcázar, El Brujo ha utilizado como materia prima la obra de Paramahansa Yogananda, yogui y swami (maestro) hindú que introdujo el Raja Yoga en Occidente. El texto tenía un gran componente poético, pero ante todo reflejaba la aventura espiritual de un hombre en busca de algo más, de un misterio que empuja a las almas inquietas. Yogananda lo encontró en la revelación del gozo de Dios y eso es lo que cuenta de forma sencilla y cálida. Para el actor, el itinerario de Yogananda, su esfuerzo, fue un descubrimiento que tuvo lugar hace treinta años, pero que le llegó muy hondo y se quedó rondando por algún lugar de su mente. Tres décadas después se ha convertido en esta entrañable Autobiografía de un yogui.

En la presentación de su propuesta teatral, El Brujo, que tampoco renuncia al humor y la risa en esta ocasión, explica su fascinación por Yogananda: ¿Qué quién era Yogananda? ¡Un hombre grande! Trajo el yoga a occidente (no sólo el yoga físico) si no también el “raja yoga”, que así es como en la India le llaman: la meditación, la ciencia de la realización del ser. ¿Y qué significa esto? Él lo explica de manera clara y sencilla con su poderosa palabra pero aún más con su vida. De ahí la fascinación que ejerció en mi esta autobiografía. Para que ustedes le conozcan, hago yo este espectáculo. Espero que la sabiduría, el encanto, la magia, la luz y el amor de este relato les inspiren y acompañe.

El monólogo de Rafael Álvarez, El Brujo, puede ser una buena forma de adentrarse en el otoño, cargado de tantos nubarrones -¡y no de lluvia, precisamente!- y de relativizar los problemas. Al menos el actor se aferra para afrontar las cosas a una idea de Gandhi: He observado que la vida persiste en medio de la destrucción. Por lo tanto debe de haber una ley superior a la ley de la destrucción. Únicamente bajo esa ley la sociedad puede ser inteligible y la vida digna de ser vivida. La grandeza de la ciencia sería indagar acerca de esa ley, y la del arte celebrarla y reflejarla. Esto último es lo que opina El Brujo.

En el reparto: Rafael Álvarez El Brujo (como actor solista). Javier Alejano (compositor e intérprete de la música en directo). Vestuario, Gergonia Moustellier. Escenografía, Equipo Escenográfico PEB.

Información Práctica

Fechas: Del 6 de septiembre al 12 de noviembre de 2017.
Horarios: De martes a viernes, a las 20:30h. Sábados, a las 20:00h. Domingos, a las 19:00h.
Entradas: Desde 12 euros.
Lugar: Teatro Cofidis Alcázar. C/ Alcalá, 20. 28014 Madrid. (Ver Mapa y cómo llegar).

PUBLICIDAD