Inicio OCIO EN MADRID MUSEOS Y EXPOSICIONES 20 años de PHotoEspaña

20 años de PHotoEspaña

Hasta el 27 de agosto se celebra la XX edición de PHotoEspaña una muestra de fotografía actual (aunque no digital) y clásica, que se reparte por todo Madrid y otros lugares adheridos. Hay donde elegir.

En realidad, hay tanto donde elegir que el famoso banderín amarillo de PHotoEspaña lo vemos ondear en un centenar de emplazamientos de la capital, pero también en pueblos y ciudades próximos… y más allá. Conviene revisar la programación (que este año tardó en salir completo) para seleccionar aquello que sea más de nuestro gusto, nos pille más cerca o suponga la incursión en algún mundo nuevo. Algunas de esas exposiciones, por cierto, se prolongarán más allá del cierre de PHotoEspaña.

Hay quienes sugieren que esta edición, a pesar de ser tan redonda (veinte años), no arriesga mucho, pero esa es opinión de los expertos que nosotros no pretendemos ser. Lo sí aseguramos es que no se pierde nunca tiempo cuando se visitan las exposiciones de PHotoEspaña, exposiciones a las que contribuyen con entusiasmo galerías, museos y otras instituciones que descubren colecciones a menudo insólitas.

En Madrid Plural hemos destacado alguna de las muestras de PHotoEspaña, como Abstracciones, en la Fundación Canal; o la que ofrece la Casa Árabe, bajo el nombre Un impulso extraño. En el Museo del Traje nos hacen un guiño con el famoso vestidito negro, mientras que en el Lázaro Galdiano se exhibe la colección A la pata coja del pintor Eduardo Arroyo. Otro pintor, como Joaquín Sorolla despliega en su Casa Museo su pasión por la fotografía. En cuanto a la Fundación Telefónica, nos recuerda la importancia de la imagen –con presencia de fotógrafos muy sonados, pero también anónimos- sin olvidarse de la imprescindible cámara, en este caso, la Leica.

Y entre la ingente oferta que queda y no podemos desmenuzar, apostamos por el suizo menos previsible y ordenado: Karlheinz Weinberger. En un círculo de rebeldes. Artista a contrapelo –era mozo de almacén- el gran fotógrafo español García-Álix rescata su obra de finales de los 50, que rompía con la estética de chaqueta y corbata y las costumbres ortodoxas. Es lógico que esté en el Museo del Romanticismo. Y estará abierta hasta el 17 de septiembre.

En la Casa de América se presenta varias ofertas fotográficas. Confluencias. 10 años de Trasatlántica es una de ellas. Esta exposición es el fruto de 10 años de un proyecto precisamente de PHotoEspaña en los países americanos, centrada en el ámbito fotográfico y audiovisual. Una oportunidad de conocer la fotografía contemporánea del otro lado del mar.

El Museo Cerralbo suele presentar cada año, llegadas estas fechas, exposiciones muy interesantes. Este año no son retratos, salvo que consideremos así las 92 imágenes de paisaje y paisanaje de Carlos Saura. España años 50. Se prolongará hasta el 3 de septiembre.

El Círculo de Bellas Artes presenta tres exposiciones que también se prolongarán hasta septiembre. Dos de ellas tienen en común la transgresión: Corpus, del director de cine francés Antoine D’Agata, aborda, desde una perspectiva muy personal, aspectos oscuros del sexo, la violencia; Fue un hombre sin moralidad es la otra opción. Con imágenes de ambigüedad sexual y transgresión, firmadas por Pierre Molinier. La tercera exposición es Loaded Shine, de Paulo Nozolino, que opta para su exploración del mundo y el paisaje por el blanco y negro. Se le considera unos de los grandes de la fotografía contemporánea.

En el Museo de la Fundación ICO han elegido el tema urbano con el fotógrafo de la ciudad por excelencia: Gabriele Basilico. Entropía y espacio urbano. Son más de 180 fotografías de la arquitectura –y la vida que acoge- de diferentes ciudades.

África está presente en dos exposiciones del Centro Cultural de la Villa Fernán Gómez, como Lalibela, cerca del cielo, de la gran fotógrafa Cristina García Rodero, fascinada por esa ciudad etiópe de estirpe sagrada. Pensar en futuro. Nuevos relatos fotográficos de Dakar es el resultado del proyecto de PHotoEspaña Trasatlántica, esta vez centrado en Senegal. La tercera opción es Carbono, de Gil Antonio Maura, sobre la relación hombre-naturaleza.

GALERÍA DE IMÁGENES